Organigrama del blog:

Creador, Director del Blog: Carmelo Antonio Trujillo Gonzalez. Colaboradores, Alejandro y Cristina

jueves, 17 de enero de 2013

Historia de la Hermandad Nra Sra de la Esperanza Calzada de Calatrava

Introducción:
En España se venera a la Virgen de la Esperanza el 18 de diciembre desde el X Concilio de Toledo, celebrado el año 656, fiesta llamada también de la expectación del parto y Virgen de la O, advocación ésta última debido a las antífonas que ese día rezaban los eclesiásticos toledanos para «denotar el deseo y ansia que todo el mundo tenía de la venida y nacimiento de nuestro Salvador.
Las llamadas antífonas de la «O» son las siete antífonas que se cantan en la última semana de adviento (del 17 al 23 de diciembre) y también se cantan o dicen antes del Evangelio en la Eucaristía de esos días. Tienen su origen en Roma (s. VII-VIII).
El nombre de Virgen de la O le viene a María por estas siete estrofas de Vísperas, que preceden a la Navidad, empiezan por “OH”, signo de expectativa y esperanza del pueblo de Israel, y especialmente de María, en la llegada de un Salvador. Así, “Oh Sabiduría que brotaste de los labios del Altísimo”... (día l7), etc. Por lo que Virgen de la O es sinónimo de Virgen de la Esperanza.
La esperanza es una virtud que acompaña al pueblo de Israel a lo largo de toda su historia. El pueblo de Dios tenía clara conciencia de su pecado y de que Dios remediaría su situación. Ahí están los primeros capítulos del Génesis: donde se origina el pecado y la muerte, allí mismo surge la promesa y la esperanza de la redención: "una mujer quebrantará tu cabeza" es la sentencia del Señor a la serpiente infernal.
El pueblo de Israel, alentado por las enseñanzas de los Patriarcas y Profetas, fue creciendo en la esperanza de que Dios le libraría de todos sus males y pecados enviándoles un salvador. Isaías, el profeta de la esperanza, les decía: "De antemano yo os anuncio el futuro...Escuchadme los desanimados que os creéis lejos de la victoria: yo acerco mi victoria, no está lejos; mi salvación no tardará, traeré la salvación a Sión.
Pero entre todos los hijos de Israel la que más intensamente vivió la esperanza y ansió el cumplimiento de las promesas fue María. Los Santos Padres nos la presentan en oración, absorta en Dios, cuando recibe la visita del arcángel San Gabriel, pidiendo al Altísimo la pronta llegada del Mesías Salvador. Glorificaba al Señor por su infinita misericordia con los pobres y los humildes. Y, sobre todo, agradecía al Altísimo que hubiese cumplido las promesas que durante siglos habían alentado al pueblo descendiente de Abraham.
Pero María, por ser madre del Redentor y por voluntad del Padre, se convierte en fuente de esperanza para el nuevo pueblo de Israel. Así lo proclamamos cuando  recitamos la salve: "Vida, dulzura y ESPERANZA nuestra"; en Ella depositamos nuestra esperanza de salvación. Ella es, pues, la esperanza de nuestra salvación en medio de las dificultades de la vida. Y así, el Vaticano II no duda en proclamarla SIGNO DE ESPERANZA, que precede con su luz al pueblo de Dios peregrinante en esta tierra, hasta que llegue el día de Señor.
En la Semana Santa, la Esperanza tiene otro significado. Es la Esperanza de la resurrección de Cristo. Es una mujer que sufre y llora ante tanto dolor por la pérdida de un hijo, pero con un semblante sereno en el que se advierte la fe que ha depositado en su Señor, sabiendo que la muerte de su hijo no será en vano, sino que significará la Salvación del todos los hombres. María se encuentra sola, llena de dolor y amargura, sólo la esperanza y la fe en su  Señor la mantienen llena de vida y le hacen soportar con resignación el calvario de su hijo Jesucristo.
Son dos esperanzas diferentes pero que convergen en una sola idea, la de la Salvación. La Esperanza de la Natividad de Jesús y la Esperanza en la Resurrección, una llena de gracia y luz y la otra amarga y dolorosa.
La Hermandad de Ntra. Sra. de la Esperanza se fundó en el año 1.984, procesionando por primera vez en 1985 y constituyéndose legalmente con estatutos aprobados en el año 1.995. Es la Hermandad de Semana Santa más joven de Calzada de Calatrava. Actualmente cuenta con unos 550 hermanos. Participa en la procesión del Domingo de Ramos y en la de Miércoles Santo, día en el que pocesiona su única imagen, la Virgen de la Esperanza, una imagen a la que su pueblo reza para elevarle sus esperanzas y deseos.
A pesar de ser la Hermandad más humilde de la Semana Santa calzadeña, por sus pocos años de vida y por sus pocos hermanos, la procesión de Miércoles Santo se ha convertido en uno de los pilares de nuestra Semana Santa. El paso, que cada vez luce más hermoso y lleno de esplendor debido a los numerosos cambios que ha sufrido, es en la actualidad, uno de los más espectaculares del pueblo de Calzada.
Actos de Culto y Tradiciones:
La Hermandad de Ntra. Sra. de la Esperanza participa en la Semana Santa de Calzada procesionando el Domingo de Ramos y Miércoles Santo.
El Domingo de Ramos los hermanos participarán en la procesión portando un ramo de olivo y vestidos con la indumentaria de la Hermandad. La procesión que conmemora la entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén tiene un carácter festivo y popular. Se recuerda así la llegaba a Jerusalén de Jesús, quien pidió a sus discípulos traer un pollino -un asno- y lo montó.
El montar un asno no solo significa humildad, sino que se llega con las mejores intensiones y en paz. Antes de entrar en Jerusalén, la gente tendía sus mantos por el camino y otros cortaban ramas de árboles alfombrando el paso, tal como acostumbraban saludar a los reyes. Actualmente a los fieles les gusta conservar en sus hogares los ramos de olivo o las palmas, que han sido bendecidos y llevados en la procesión. La palma y el ramo de olivo se conservan, ante todo, como un testimonio de la fe en Cristo, rey mesiánico.
Los símbolos van cargados de sentimientos e ideas, y representan, de un modo abstracto las propiedades de algunos elementos. El olivo tiene, por todas las cualidades que reúne, una gran riqueza simbólica reconocida desde hace siglos, desde la cultura egipcia pasando por la fenicia, griega y romana: inmortalidad, paz y reconciliación, resurrección y esperanza, fuerza, sabiduría y virginidad, victoria… Así pues el olivo es la insignia perfecta para la hermandad en el Domingo de Ramos. Representa los valores de la Madre de Cristo, en su imagen como Virgen de la Esperanza, una madre sabia que sabe esperar la resurrección de su hijo con fe y resignación, que siembra paz, fuerza y esperanza en los corazones de sus fieles.
En la tradición cristiana el huerto de los Olivos donde Jesús oraba y meditaba frecuentemente, era llamado también Getsemaní, que significa “prensa de aceite” y allí siguen dando su sombra de cara a Jerusalén, unos olivos milenarios testigos de acontecimientos históricos.
El olivo está unido al drama del Calvario y a las tradiciones evangélicas. Los primitivos cristianos tomaron al olivo como uno de sus principales símbolos religiosos y lo esculpieron y pintaron en las catacumbas. La rama de olivo adornaba con frecuencia los sarcófagos cristianos y su aromático aceite ardía en las lámparas ante las tumbas de los primeros mártires.
Miércoles Santo es un día muy especial para los fieles y hermanos de la Virgen de la Esperanza, pues al fin llegó el día de sacar en procesión a la imagen de la que la Hermandad toma su nombre. Los hermanos con su indumentaria salen en pasacalles. Subastadas las insignias y el paso comienza la procesión. La encabeza el estandarte custodiado por los dos faroles guía. A continuación acompaña en la procesión la banda de cornetas y tambores seguida de las filas de penitentes. Las madrinas de mantilla blanca irán delante del paso, alumbrando la imagen con sus velas.
Los hermanos o fieles que lo deseen  pueden acompañar a la imagen en su procesión alumbrando, y se colocarán en las filas tras los hermanos uniformados con la túnica y la capa. Tras el paso sigue la Banda Música y a continuación, cerrando la procesión, los hermanos mayores de las diferentes hermandades de Semana Santa y las autoridades. Existen dos recorridos, que se irán alternando cada año:
-Salida de su sede en calle Montesinos, calle Real, calle Amargura, calle Cervantes, calle Ntra. Sra. de los Remedios, calle Real y calle Montesinos hasta su sede.
- Salida de su sede en calle Montesinos, calle Real, calle Amargura, calle Empedrada, calle General Aguilera, calle Real y calle Montesinos hasta su sede.
Tras las procesiones del Domingo de Ramos y Miércoles Santo se celebra en la sede de la Hermandad el tradicional charco. En él, los hermanos pueden tomar el típico enaceitado y el vaso de limón o limonada.
 Como se explica anteriormente, en la introducción, cada 18 de diciembre se celebra el día de Ntra. Sra. de la Esperanza, con una misa en su honor. Tras una misa manchega en el 2004, se han celebrado dos misas flamencas (2005-2006), gracias a la colaboración de Agustín Blanco y Raimundo Espinosa. Desde hace dos años tiene lugar un “besamanos” a la Virgen, en su sede, que se realizará el domingo más próximo al 18 de diciembre
Este acto ha sido una experiencia nueva para la Hermandad y para el pueblo de Calzada, ya que no se celebra ningún otro “besamanos” en la localidad. Ha sido recibido por los hermanos con alegría y entusiasmo, y cada año son más los fieles que se acercan para poder ver de cerca a su imagen. Por ello, y por el apoyo que nos ha manifestado el pueblo, creemos que con el paso del tiempo se convertirá en una nueva tradición dentro del crisol de costumbres de nuestro pueblo.
La imagen es bajada de su trono y colocada en una peana preparada para la ocasión. Se le coloca un escapulario, ya que son muchos los niños que acuden a este acto y no llegan a besar la mano de la Virgen. En la sede se preparan unos bancos para que los fieles puedan tener un instante de recogimiento.
Indumentaria y Atributos:
Todos los hermanos cofrades de la Hermandad de la Virgen de la Esperanza llevarán como distintivo una túnica blanca, acompañando a ésta una capa verde recogida a los brazos donde aparece bordado en hilo de oro la efigie de la Virgen. Acompañando a la virgen de la Esperanza, los hermanos/as llevan una banda verde a la cintura donde aparece de nuevo bordado la efigie de la Virgen. El capillo será verde, con la cara descubierta, aunque cabe la posibilidad de poder cubrir el rostro si el hermano cofrade lo desee. Acompañará a la vestimenta una medalla de hermano de color plateado con cordón en verde y blanco.
Los integrantes de la Junta Directiva, llevarán el mismo atuendo que los demás hermanos, distinguiéndolos de éstos al portar un cetro cromado como distintivo y la medalla de la hermandad de color dorado con cordón verde y dorado.
El Hermano/a Mayor y Presidente de la Junta Directiva, ostentarán idénticos atributos e indumentaria que los miembros de la hermandad, destacándose por llevar la bandera de la Hermandad y medalla completa en oro
Aquellas hermanas que quieran acompañar a la Virgen en su recorrido, lo pueden hacer luciendo el traje de madrina. El traje es largo o por debajo de la rodilla, de color negro, acompañado de guantes negros, medias claras, y en la cabeza la típica mantilla de seda, blonda, lana u otro tejido, ésta prenda, por la parte trasera, tiene que llegar hasta unos dedos por debajo de la cadera. Nunca debe ser mas larga que la falda que vista, el color será blanco. La peineta, indispensable para lucir de forma elegante la mantilla.Acompañando al vestido, la madrina portará una vela para iluminar en su paso a la Virgen, llevará un rosario en la mano y colgado al cuello un escapulario de la Virgen o la medalla de hermano.
El uso de la mantilla blanca en esta procesión está justificado, debido a que Jesucristo aun no ha fallecido, de ese modo, la Virgen no guarda el luto hasta ver a su hijo en la Cruz.
La Imagen:
La talla de la imagen esta realizada por el maestro Francisco Ortega, en Ciudad Real. Mide aproximadamente 1,70 m.
Durante los años que lleva procesionando se ha ido cambiando la forma de vestir a la imagen. Se suele arreglar y preparar para su procesión cuatro o cinco días, aproximadamente, antes de la misma. Los miembros de la Junta directiva son los encargados de esta tarea, si bien algún hermano gustoso también ha participado en esta labor. Durante los dos últimos años, la imagen ha sido arreglada por el maestro D. Francisco Perales.
Actualmente se le da un aire macareno a la imagen, recordando a los espectaculares pasos de Sevilla, y ya no sólo con la forma de arreglar la imagen, sino por medio de la estética y constitución de la carroza y de su palio. Todo esto, junto con el arreglo floral del trono, forma un conjunto majestuoso que combina a la perfección la luz, las sombras y el color.
La imagen de Ntra. Sra. de la Esperanza porta una corona de metal repujado y cincelado de alpaca sobredorada, con piedras semipreciosas. Se adquirió en el año 2004 y es un trabajo realizado en los talleres Orovio de la Torre, en Torralba de Calatrava.
La imagen tiene tres mantos: el manto corto (usado para el besamanos o en las ocasiones en las que la imagen no se encuentre en su trono) y dos largos, uno antiguo y el que luce en la actualidad. Este último se adquirió en el año 2000 y fue realizado en Madrid, obra de Apostolado Litúrgico.
El Paso:
El paso de Ntra. Sra. de la Esperanza está realizado en alpaca plateada y lacada. Está formado por bandas o respiraderos repujados en los que se pueden contemplar motivos de las alegorías de la Virgen. Se adquirió en el año 1997 y es un trabajo realizado en los talleres de orfebrería Orovio de la Torre, en Torralba de Calatrava. La carroza incluye faroles de cola, adquiridos en talleres Angulo (Lucena).
La candelería está formada por tubos anacalados con macolla intermedia y plato recogecera, montada sobre bastidor metálico. Las velas que se usan para la procesión son de cera natural.
En la parte delantera del paso se ha colocado una capilla, con una talla en madera de Cristo Cautivo, imagen que sale en procesión una vez acabada la de la Virgen de la Esperanza.
El Palio:
La labor de orfebrería del palio de Ntra. Sra. de la Esperanza ha sido realizada en el taller de orfebrería de Orovio de la Torre, en Torralba de Calatrava.
Los varales de la Virgen de la Esperanza están realizados en latón, con baño de plata de primera ley. Estos varales constan de un basamento cuadrado con una hornacina en cada cara, donde va presentada la imagen de un apóstol por varal, dándole así su verdadero sentido iconográfico a los doce varales que lleva el palio.
Sobre este basamento arranca una macolla bulbosa que busca el arranque de las cañas que conforman el varal. Estas cañas están repujadas y cinceladas con motivos vegetales típicos del barroco cofradiero, con elementos tales como roleos, volutas, hojas de acanto… etc. Estas cañas se dividen mediante nudetes agallonados, destacando la macolla central del varal que se ornamenta con hojas de acanto y asitas en forma de roleos. Rematando el varal lleva un capitel barroco sobre el cual se asienta un pináculo agallonado y con hojas de acanto
Destacan en el varal los apóstoles y macollas que están bañadas en oro, intentando buscar así un conjunto homogéneo con respecto al trono, ya que éste también consta de motivos en dorado. La altura de estos varales es la que normalmente se emplea en este tipo de piezas, que es 275 centímetros, más aparte la perrilla o pináculo que lleva como remate el varal.
La confección del palio y su bordado han sido realizados en el taller de bordado cofrade del maestro Francisco Perales, en Madrid. El palio está bordado sobre terciopelo de algodón verde esperanza de origen alemán y de calidad extra. Tiene la particularidad de remate inferior en maya de oro siguiendo las ondas de palio con una anchura de diez centímetros, con final de fleco de bellota de oro entrefino de ocho centímetros, de origen sevillano.
El diseño del palio es original y realizado por D. Francisco Perales, siguiendo la idea que tenía la Hermandad, mezclando el bordado en oro con la maya de oro, y enriqueciendo los motivos florales con sedas de diferentes tonos pastel. Se sigue una línea muy sevillana, recordando al palio de la Macarena o de la Candelaria. La técnica de bordado empleada es la denominada “realce enriquecido”, siendo todo el trabajo realizado a mano, por bordadoras cualificadas con muchos años de experiencia. Dadas las dimensiones del paso de la Virgen de la Esperanza, este palio en la calle gana en espectacularidad y belleza, y complementa a la perfección el trabajo de orfebrería. Se ha conseguido un conjunto armónico y compensado, haciendo que la Virgen de la Esperanza luzca con luz propia en tan majestuoso paso.
Insignias:
La Hermandad de Ntra. Sra. de la Esperanza tiene diferentes distintivos que representan a ésta en nuestra Semana Santa.
El Hermano/a Mayor-Presidente/a porta al hombro la insignia más representativa de nuestra Hermandad, la bandera, que está compuesta por dos laterales en terciopelo verde, en una de las partes lleva inscrito el nombre de la Hermandad junto a la efigie de la Virgen. En otro lateral lleva el año en que se hizo la bandera. Hay que destacar que se cuenta con dos banderas, la de terciopelo, creada recientemente y la antigua, creada desde su fundación. Las dos banderas están disponibles para el Hermano/ Mayor-Presidente/a y tiene la libertad de usar cualquiera de ellas en los actos de Semana Santa.
Otro símbolo de la Hermandad es el estandarte, también de color verde, hecho en terciopelo, y bordado en fino hilo de oro. Es la réplica del antiguo estandarte que tenía la hermandad en uso hasta hace pocos años. En la parte delantera se encuentra la imagen de la Virgen presidiendo mientras que en la parte trasera está escrita la leyenda del pueblo y el año. Tiene la función de hacer de Cristo guía en las procesiones que celebra la Hermandad
Acompañando al estandarte en todos los pasacalles y procesiones que celebran están los faroles, éstos realizados en la orfebrería de Ramón Orovio, cromados como los cetros que portan los de la junta directiva. Los faroles serán portados por los hermanos de la Hermandad por previa subasta.
Los cetros son cromados, con la “M” y la “A” de María entrelazadas y en color dorado, son portados por los miembros de la Junta directiva nombrados por el Hermano/a Mayor. Distingue así a éstos de los demás hermanos cofrades
La medalla de hermano es otro complemento que usa la Hermandad en los actos de la Semana Santa calzadeña. Su fin es el de distinguir a los hermanos de las distintas hermandades de Calzada de Calatrava, portando así a la virgen durante su fiesta. Hay tres clases de medallas, la de hermano cofrade, del color de la plata y con cordón verde y blanco, la de los miembros de la junta directiva, en color dorado y con cordón verde y dorado y la del hermano/a mayor que es dorada completamente con cadena al cuello.
La efigie de la Virgen de la Esperanza es diferente a las de las distintas hermandades existentes en Calzada. Se coloca en el fajín verde y en la parte derecha de la capa, a la altura del hombro, la efigie está bordada en fino hilo dorado.
La sede de la Hermandad:
La sede de la Hermandad de Ntra. Sra. de la Esperanza, fue realizada para la Semana Santa del 2005, siendo Hermana Mayor Dª Manuela Morales Rodríguez.
La sede cuenta aproximadamente de unos 200 m cuadrados, divididos en un salón donde existe una zona reservada para guardar la imagen y la carroza, también cuenta con una sala de juntas y cocina, y un patio interior para salvaguardar el paso de humedades.
En esta sede se celebra el tradicional “charco” del Domingo de Ramos y del Miércoles Santo, como el del Domingo de Resurrección.
El local cuenta en la actualidad con una ventanilla en la puerta principal, desde donde se puede ver a la Virgen de la Esperanza en todo su esplendor subida al trono para el disfrute del pueblo y demás visitantes durante todo el año y así no dejar la imagen sola hasta sus celebraciones.
Desde hace dos años en el mismo lugar se celebra también el besamanos a la Virgen en el día de su fiesta, y la respectiva invitación realizada a las autoridades y junta de la hermandad.